Ermita de Ntra. Sra. de Bonanza – Esgrafiados

Las paredes exteriores están decoradas con un destacado conjunto de esgrafiados. Esta técnica ornamental arquitectónica utilizada para la decoración del enlucido, de origen hispanomusulmán, consiste en trabajar sobre una superficie revocada levantando su primera capa de acuerdo con un dibujo previo (se obtiene por dicromía de superponer dos capas de yeso o cal con arena de distinto color, dejando patente la capa inferior en contraste con la externa).

Los motivos son de ritmo geométrico formando bandas que encuadran los paramentos: estrellas inscritas en círculos, rombos ajedrezados y fingidas sillerías almohadilladas que dan aspecto noble a las paredes, especialmente a las esquineras. Los principales se encuentran en la fachada este: forman una cenefa bajo el alero del paramento central, descendiendo verticalmente bajo las canalones de desagüe, constituido por una franja con círculos y rosetas de seis pétalos en cadencia repetitiva, cercada por otras dos yuxtapuestas, una a cada lado, con rombos y triángulos. En los espacios o segmentos circulares que coronan los dos cuerpos laterales se enriquecen con cuadrados, círculos, semicírculos y arcos concéntricos, en filas horizontales o paralelas al arco. Dos vastas fajas verticales bajan desde las altas aristas hasta el suelo, imitando composición de sillería y enmarcando el espacio interior una cenefa de rombos y triángulos. Existen además esgrafiados en los muros laterales de las fachadas, bajo los aleros, en torno a los arcos o enmarcando ventanas, así como algún reconocido motivo aislado como sol o roseta.